Arkocapsulas cardo mariano 50 capsulas

7.90

ARKOCAPSULAS CARDO MARIANO 300 MG 100 CÁPSULAS. Protector hepático. El cardo mariano se ha utilizado comúnmente como una planta protectora y correctora de la funcionalidad del hígado. Se desconoce si es capaz de estimular la producción y/o liberación de la bilis, aunque es estudios con animales se ha observado cierta actividad colagoga.

SKU: 681329 Categorías: ,

Product Description

Facebooktwitter[COLAGOGO/COLERETICO]. El cardo mariano se ha utilizado comúnmente como una planta protectora y correctora de la funcionalidad del hígado. Se desconoce si es capaz de estimular la producción y/o liberación de la bilis, aunque es estudios con animales se ha observado cierta actividad colagoga.
Tradicionalmente se ha utilizado como hepatoprotector, aunque no hay datos que lo demuestren. Sí se han realizado diversos estudios con la silimarina. En ensayos in vitro sobre hepatocitos ha demostrado presentar un efecto protector frente a sustancias hepatotóxicas como el tetracloruro de carbono, los lantánidos, la galactosamina o la tioacetamida, y frente a toxinas como la faloidina de Amanita phalloides.
Este efecto parece ser debido a una alteración de la permeabilidad de membrana, impidiendo el acceso de las toxinas al interior de las células. Por otra parte la silibinina disminuye la actividad de las células de Kupffer. La silibinina disminuye la producción de radicales superóxido y de óxido nítrico con una concentración inhibitoria 50 (CI50) de 80 micromoles/litro. También disminuye la síntesis de leucotrienos, al inhibir a la 5-lipooxigenasa con una CI50 de 15 micromoles/litro. Finalmente, la silibinina presenta unos efectos antioxidantes, disminuyendo el consumo de glutation y su oxidación.
Además, la silimarina actúa en ensayos in vitro como regenerador hepático. Incrementa la síntesis proteica en el hepatocito al estimular la actividad de la RNA polimerasa I, lo que se traduce en un aumento de la regeneración del parénquima hepático. Parece ser que la silibinina podría actuar como un esteroide, interaccionando directamente con la RNA polimerasa e induciendo la transcripción.
En un ensayo doble ciego, prospectivo y aleatorizado, con una duración de 4 años, se evaluó la eficacia de la silimarina en el tratamiento de la cirrosis hepática. Se seleccionaron 170 pacientes con cirrosis (91 con cirrosis alcohólica y 79 con cirrosis no alcohólica). Se asignaron aleatoriamente a los pacientes a un grupo tratamiento (87 pacientes) o a un grupo placebo (83 pacientes). Se administraron 140 mg de silimarina o de placebo 3 veces al día. Tras 4 años de empezar el tratamiento, se observó que en el grupo de la silimarina se produjeron 24 muertes (18 de las cuales relacionadas con la hepatopatía), mientras que en el grupo placebo hubo 37 muertes (con 31 de las mismas asociadas a la cirrosis). La tasa de mortalidad a los 4 años fue del 30-48% en el grupo del tratamiento y del 50-68% en el grupo placebo. Por lo tanto, quedó demostrado que este flavanolignano disminuía significativamente la mortalidad de los pacientes aquejados de cirrosis hepática.

FARMACOCINETICA :

– Absorción: La silimarina presenta una pobre biodisponibilidad por vía oral, y sólo accede a sangre el 20-50% de la dosis administrada, sufriendo una importante degradación a nivel gastrointestinal.

POSOLOGIA :

DOSIFICACIÓN:
– Adultos, oral:
* Cardo Mariano Arkocápsulas: Cada cápsula contiene 300 mg de polvo micronizado de frutos de cardo mariano (Silybum marianum Gaertn.) con un contenido superior al 1% de silimarina. Las dosis diarias recomendadas son 3-4 cápsulas/24 horas, hasta un máximo de 6 cápsulas/24 horas.
* Cardo Mariano Soria Natural: Las dosis diarias recomendadas son de 2 cápsulas /8 horas.
– Niños, oral: No se ha evaluado la seguridad y eficacia del cardo mariano en niños.
NORMAS PARA LA CORRECTA ADMINISTRACIÓN:
Se recomienda administrar el cardo mariano media hora antes de las comidas para incrementar la secreción de bilis inducida por los alimentos.

CONTRAINDICACIONES :

– Hipersensibilidad a cualquier componente del medicamento.
– Obstrucción de los conductos biliares. Aunque se desconoce si el cardo mariano es capaz de estimular la producción y secreción biliar, el posible aumento de las mismas podría desencadenar un cólico biliar en pacientes con obstrucción de los conductos biliares, por lo que se recomienda evitar la utilización de especies colagogas o coleréticas en este caso.